jueves, 7 de mayo de 2009

Platón


En un mundo ideal, seriamos capaces de comunicarnos con la mente. en ese mundo, ondas cerebrales armónicas se moverian por el aire, direccionalmente, permitiendo una comunicación perfecta.
Una idea en la mente del emisor se corresponderia, en perfecta aplicación biyectiva, con una idea y una sola en la mente del receptor.
Sin inflexiones de la voz, gestos, situaciones para enturbiarla, llegaría nítida, sin mácula alguna a su destino.
En un mundo así, no habria malentendidos. Un único lenguaje, el de las ideas, nos haria la vida más fácil.
Sé que la vida no funciona así, sé que, aun en el caso de que la humanidad sea en algún punto capaz de comunicarse de mente a mente, nuestros descendientes encontrarán la manera de malinterpretar el mensaje.
En el mundo real ningún avance técnico o biológico, o biotecnológico conseguirá evitar la interpretación del mensaje. Ningún código nuevo hará que sepamos de repente leer entre líneas lo que otro ha escrito ( y estar todos de acuerdo) o interpretar una ironia con el mismo grado de acidez.
En ese mundo ideal que describia, la poesia sería prosa en lineas cortas y sus habitantes, aunque carentes de imaginación, quizás serian más felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada